POR QUÉ UN DESPIDO PUEDE SER ALGO POSITIVO PARA TU CARRERA

Si te despiden o tu trabajo termina, es que ese lugar y ese empleo no era tu sitio y, por tanto, cuando antes salgas, mejor.

La salida puede deberse a que no encajas, a que no te llevas bien con tu jefe o compañeros, a que no eres suficientemente productivo o, sencillamente, porque tu puesto no es necesario tras una reestructuración o ajuste en la compañía.

Hay cientos de historias y casos de profesionales que gracias a un despido dieron la vuelta a su situación profesional e incluso salieron reforzados. De hecho, suele ser lo habitual.

Soy de la opinión de que la vida primero te susurra, después te grita y finalmente te empuja por lo que, si no estabas en tu camino, un despido es la vía para reinventarte o recolocarte en lo que realmente te corresponde.

Un despido te brinda la oportunidad de empezar de nuevo, de comenzar una nueva etapa y eso te permite crecer, avanzar y reforzarte como profesional. Y por supuesto te conviene ser crítico contigo mismo y pregúntate por qué te han despedido:

  •  ¿El despido es porque tu valía no está bien orientada?
  •  ¿La causa ha sido por un tema externo?

En cualquier caso, jamás te lo tomes como algo personal, y no te vengas abajo. Sencillamente te están empujando a mejorar.

Desde mi propia experiencia

A lo largo de mi carrera me he quedado «sin trabajo» en dos ocasiones. La primera vez fue porque se terminó mi contrato y la segunda porque, en la crisis económica, la compañía no tenía proyectos en los que pudiera formar parte.

En la primera ocasión provocó que me mudara de ciudad. Desde Barcelona me fui a vivir a Madrid y con ello se me abrió un abanico de posibilidades en el mundo de los Recursos Humano. En la segunda ocasión fue lo que me dio el impulso que necesitaba para empezar a trabajar por mi cuenta, como freelance y, posteriormente, como emprendedor. Si estos dos «despidos» no se hubieran producido estoy convencido de que hubiera tardado muchísimo más en estar donde hoy estoy o, lo que es peor, quizás nunca lo habría logrado. Con lo cual, me siento muy agradecido que me quedará sin empleo en esos momentos.

Y te comparto un mensaje clave: nunca confundas o menosprecies tu valía personal y profesional debido a una situación laboral puntual como puede ser un despido. Tu valía es intrínseca a ti: a tu experiencia, a tus conocimientos, a tus inquietudes profesionales, a tu motivación por aportar

Tu valía profesional es independiente de tu situación laboral.

Confío que estas reflexiones te sirvan, te aporten criterio y sobre todo te ayuden a afrontar tu futuro con energía, decisión y positividad tras un despido o una situación desfavorable.

Cerrar menú

Rellena el formulario y descarga el PDF