SER Y HACER VAN DE LA MANO

Ser y hacer van de la mano.

Ser y hacer van de la mano. Sí. Pero todos sabemos que para alcanzar objetivos hay que hacer, y que es necesario tomar acción.

¿Pero sólo hacer y hacer?, ¿con el único objetivo de conseguir algo?, ¿imitando lo que se supone que se requiere hacer?, ¿entrando incluso en la rueda del hámster? 

Porque la cuestión es más trascendental: ¿cómo y desde dónde hacemos? ¿cómo y desde dónde funcionamos y ejecutamos?

Y aquí, hablemos de los verdaderos obstáculos, porque siempre los hay. Los visibles y los invisibles. 

Los primeros, son más «predecibles» y, por ende, más sencillos de afrontar y solventar. 

Son los segundos los que suponen un reto para nosotros. Una oportunidad inmejorable de superarnos, de crecer, de avanzar y afianzar nuestro próximo paso.  Y a veces son un laberinto, un jeroglífico, y a veces también, el origen de mucha frustración.

¿Un desafío o una liberación?

Exactamente eso, si estás conectado con tu esencia personal y actúas como líder. De repente se te resiste una meta, ves que no hay una forma fácil de solventar la cuestión que te plantea, de llegar a superarla. 

Estamos en la línea de salida, arrancamos con una alta motivación por superarnos, con una energía elevada, ejecutando todos los hitos de la carrera sin problema. Pero no llegamos a alcanzar la línea de meta. Como si esta se desplazase unos metros según vamos llegando a ella…

Y así, ad infinitum…

¿Qué no estás viendo? ¿Qué estás obviando? ¿Qué obstáculos internos te están lastrando?

Seguramente nada, de forma consciente.

Pero la realidad es que frenan tu carrera profesional y tu evolución.

Volver a las bases

Llega el momento, entonces, de volver a las bases, a tu personalidad, a tu manera de pensar, a tu forma de afrontar los desafíos que te plantea la vida. 

  • ¿Hace cuánto tiempo que eres la misma persona?
  • ¿Hace cuánto que piensas o actúas «de la misma manera»?
  • ¿Eres ágil a la hora de cambiar tu percepción, tu visión de las cosas y los escenarios y matices que te presenta tu día a día?
  • ¿Revisas de vez en cuando tus patrones de pensamiento o comportamiento que te permiten detectar lo que te está lastrando a la hora de crecer, avanzar o estar más cerca de tu mejor versión? 

Esto es el Autoliderazgo y la influencia en ti: saber mover las palancas que te permitirán ser más eficiente, pasar al siguiente nivel, personal y profesionalmente, en tu mentalidad y en la manera de ser y actuar.

Y cuando consigues esto, eres más feliz y tu camino es más fácil, más rápido y mucho más placentero. Sin quejas, sin dudas, sin culpas, sin miedos.

Como lo hacen los niños, los grandes maestros. 

¿Te lo has planteado ya?

Todo es un gran juego. ¡Juguemos!

Ser y hacer van de la mano, y es lo que te permitirá avanzar y crecer, (si te propones cambiar tu forma de pensar, de ser y de actuar). Entonces tendrás la vida a la que aspiras.

Por cierto, ¿Has pensado cuál es tu momento, tu espacio o actividad que te ofrece ese oasis o punto de reequilibrio para coger fuerzas?