UN ALTO EN EL CAMINO: CONSTRUYE TU OASIS

En estos tiempos en los que tenemos más tareas y actividades que hacer que nunca y en los que trabajamos, muchas veces, de manera acelerada, deberíamos tener presente algo importante: CORRER NO SIEMPRE IMPLICA AVANZAR.

Es muy necesario parar, valorar, redefinir, descansar, y coger fuerzas para asumir mejor los retos del día a día. A este hábito se le conoce comúnmente como `afilar la sierra´ en referencia a ese leñador o carpintero que, por mucho que se esfuerce en serrar, si su sierra no está bien afilada le cuesta más ser eficiente y productivo. Por tanto, en nuestra rutina siempre es necesario parar y afilar nuestra sierra para conseguir mejores resultados.

Y para lograrlo, o bien lo planificamos o agendamos, o el día a día nos absorbe y nos lleva por delante, por tanto, es primordial incluirlo como parte esencial de nuestra rutina.

¿Has pensado cuál es tu momento, tu espacio o actividad que te ofrece ese oasis o punto de reequilibrio para coger fuerzas? Si no lo tienes claro, deberías definirlo y planificarlo.

Y lo recomiendo porque son varias las ventajas de parar, aislarnos evitando interrupciones y estando centrados en un único tema:

✅ Lo que hacemos cobra sentido y tiene una dirección clara de manera que conseguimos avances concretos

✅ Focalizamos toda nuestra energía y eso nos anima y nos ofrece un rédito emocional

✅ Nuestras energías se recuperan y balanceamos nuestro cuerpo y mente

✅ Al estar en ese oasis podemos disfrutar y compensar aquello a lo que, en algunos momentos, no prestamos demasiada atención.

✅ En resumen, incrementamos nuestro bienestar y por tanto, productividad asegurando que no hay distracciones

Y las desventajas de no hacer un parón o alto en el camino, lamentablemente, también son varias:

❌ Tener esa sensación de no llegar a todo. Sentir que no que alcanzamos o no somos suficiente porque, aunque hacemos mucho, no cumplimos, no llegamos y fallamos

❌ Sufrimos más estrés o ansiedad, podemos llegar a desfondarnos, a sentir que no merece la pena seguir

❌ Al trabajar sin descanso realmente somos menos productivos, si el estrés permanece y se intensifica, entonces podemos acabar en el estado de burnout (síndrome del desgaste profesional o fatiga crónica)

❌ La sensación de que no somos eficientes nos invade emocionalmente y nos resta energía y nos consume en detrimento de otras actividades para las que podríamos tenerla disponible

Como conclusión, mi consejo es que te asegures que recurrentemente hagas un alto en el camino. Que semanalmente, o a diario, encuentres un momento para ti y para lo importante, para poner orden. Para lograrlo debes planificarlo.

🔹 La semana pasad planifiqué mi estancia en un monasterio durante dos días. Fue una experiencia que sin duda repetiré pronto porque conseguí poner foco en un proyecto importante para mí. En el día a día no encontraba el momento para dedicárselo. Y sí, logré avanzar enormemente en el mismo, y sentir que progreso.

Cerrar menú

Rellena el formulario y descarga el PDF